San Roque, santo protector de las epidemias

Muchos son los pueblos que tienen ermitas dedicadas a San Roque, por ser el santo protector de las epidemias.

Aunque no se sabe con exactitud la antigüedad de su ermita en Fuente Álamo, si que se sabe que en 1603 le concede el concejo de Lorca unos terrenos adyacentes.

Epidemias ha sufrido bastantes Fuente Álamo a lo largo de su historia por el estancamiento de las aguas de la rambla, hasta el punto de quedar el pueblo prácticamente abandonado en el primer cuarto del siglo XIX.

Con la desamortización de Godoy en 1804 la ermita pasó a manos privadas y la imagen a la parroquia. Aquella imagen era fina y bonita y estaba acompañada por un ángel.

En 1855 D. Santiago Medina logró restituirla al culto y como narra D. Ricardo Ortega, cumpliendo una promesa Doña Magdalena Hernández costeó las obras de reedificación de la ermita, celebrándose grandes fiestas al devolver a San Roque desde la parroquia a su ermita.

El 26 de julio de 1936 aquella imagen fue destruida y no fue hasta 1948 cuando llegó la actual imagen comprada por el industrial D. Agustín Carrascosa. San Roque fue llevado procesionalmente desde la parroquia el 4 de julio de 1948.

72 años después vuelve San Roque a la parroquia, donde permanecerá acompañando al patrón San Agustín y a la patrona, la Virgen del Rosario el tiempo que dure esta pandemia.

En todas las Eucaristías D. Jerónimo pedirá su intercesión para la protección de la Villa.

Scroll Up