Crónica de la parroquia – Mayo de 2020

Al llegar mayo, las Misas continuaban celebrándose a puerta cerrada en la capilla del Rosario.

El 1 de mayo, festividad de San José Obrero, la Misa se dedicó a los que en el desempeño de su trabajo habían fallecido por coronavirus. Al día siguiente, el obispo de Cartagena Mons. D. José Manuel Lorca Planes impartió su bendición a toda la Diócesis de Cartagena desde el Palacio Episcopal.

La Misa del 5 de mayo se dedicó a la Conversión de San Agustín en recuerdo de quien tantas veces la celebró, D. Santiago Medina en el 110º aniversario de su fallecimiento.

En estos primeros días del mes se terminaron las obras de saneamiento de las humedades del templo. Todo el lateral sur estaba afectado por las filtraciones de agua del callejón de la iglesia.

El sábado, 9 de mayo, se realizaron labores de limpieza en la parroquia para la apertura del templo la semana siguiente. Protección Civil de Fuente Álamo repartió mascarillas a todas las personas que acudieron. También se acercó a la parroquia la alcaldesa Dña. Juana María que aprovechó para hablar de diferentes temas con D. Jerónimo.

El lunes 11 comenzó en la Región de Murcia la Fase 1 de la desescalada que permitió la apertura de los templos y el día 12 se celebró la primera Misa en la parroquia a puerta abierta. Han sido dos meses los que se han celebrado las Misas sin fieles ya que la última se celebró el 13 de marzo. Para el día 12 se adoptaron las medidas higiénicas indicadas por las autoridades sanitarias. El aforo debía ser del 30% de la capacidad y los fieles debían acudir con mascarilla y echarse en las manos gel hidroalcohólico con los dispensadores que se instalaron a la entrada.

También el día 12 recibimos la triste noticia del fallecimiento de Don Pedro Azuar Guardiola, el que fuera párroco de San Agustín desde 1957 a 1965. Un párroco que dejó su impronta en multitud de empresas como levantar el segundo cuerpo de la torre, el Centro de Cultura Popular, la escuela del Espinar, la coronación de la Virgen del Rosario, etc… Próximamente será reconocido por esta parroquia.

Desde el 13 al 21 se celebró la novena a Santa Rita y el 22 se celebró la función principal. Durante esos días, Santa Rita fue colocada sobre una peana en un lateral del altar mayor. El mismo día 13 con motivo del día de Ntra. Señora de Fátima se hizo una publicación en las redes contando la historia de la imagen de Fátima de la parroquia que antiguamente se encontraba en la capilla del Colegio Jose Antonio y actualmente se encuentra en la Capilla del Rosario.

El 14 de mayo se desplazó D. Jerónimo a Murcia para encargar dos cuadros al sacerdote y pintor D. Leandro Fernández, para la recuperada Capilla de Ntro. Padre Jesús Nazareno. Tanto los marcos como las pinturas serán donados por una familia fuentealamera.

El domingo 17, el párroco publicó un video explicativo con las medidas higiénicas para acceder al templo y animando a los fieles a acudir a Misa de manera responsable.

El 18 de mayo se conmemoró el centenario del nacimiento de Karol Wojtyla, quien en 1978, y tras tomar el nombre de Juan Pablo II, se convirtió en el primer Papa no italiano en 455 años. Vino al mundo el 18 de mayo de 1920, en Wadowice, en el sur de Polonia.

En este centenario, no solo se le recuerda por haber sido líder de la Iglesia Católica, sino también por su liderazgo político en los estertores de la Guerra Fría. Con su carismática personalidad, su progresista modo de conectarse con las masas y su conservadora posición en temas doctrinarios fue una de las figuras más influyentes del siglo XX.

La solemnidad del día de la Ascensión se celebró el 21 de mayo, cuarenta días después del Domingo de Resurrección y que conmemora la ascensión de Cristo al cielo en presencia de sus discípulos tras anunciarles que les enviaría el Espíritu Santo.

El 22 de mayo se celebró la función principal en honor a Santa Rita a cargo del párroco D. Jerónimo.

El 31 de mayo se celebró la solemnidad de Pentecostés, esta festividad pone término a ese tiempo litúrgico y celebra la venida del Espíritu Santo. En la celebración se apaga el Cirio Pascual que es colocado en el baptisterio y se bendice al pueblo con el agua de la caldereta colocada en el altar a tal efecto.

Juan Morales

Scroll Up