100 años de la fuente de D. José Maestre

Aquel 3 de junio de 1920 era uno de los tres jueves, de aquel año, que relucían más que el sol, era el día del Corpus Christi. Además, durante esos días se celebraba la feria de ganados (que este año no podrá celebrar su 150 cumpleaños).

Hoy miércoles, 3 de junio de 2020, se cumplen cien años de la entrega y bendición de las dos fuentes públicas regaladas por D. José Maestre Pérez a la Villa de Fuente Álamo.

El clero precedido de Cruz alzada, seguido de las autoridades, se desplazó a la plaza de San Agustín. Allí el párroco D. Juan Castillo bendijo la primera fuente poniendole el nombre de nuestro patrón. Seguidamente, fueron a la plaza de la Fuente y D. Juan bendijo la segunda fuente. A esta le puso el nombre de Santa Obdúlia por llamarse así la mujer del donante e hija del rico minero D. Miguel Zapata, conocido como el «Tío Lobo».

Terminadas las bendiciones tomó la palabra D. Juan Castillo, párroco de San Agustín, para dar las gracias en nombre de la Villa al Sr. Maestre Pérez por su generosidad, ya que los gastos de la instalación y conexión a las galerías subterraneas ascendieron a varias miles de pesetas.

Frente a cada una de las fuentes se colocó una lápida de marmol blanco con la siguiente inscripción: «Esta fuente con su instalación fue donada por D. José Maestre Pérez a la Villa de Fuente Álamo e inaugurada el 3 de junio de 1920«.

Tras el párroco habló el Sr. Maestre Zapata que representó a su padre en este acto, manifestando su gratitud a este pueblo por el que él y su familia sentían verdadera simpatía. El acto finalizó con una recepción en el ayuntamiento, donde se dieron licores, dulces y habanos.

Procesión del Corpus en la España de los años 20

D. Jose Maestre Pérez, donante de las fuentes, fue un político que ocupó diferentes cargos como ministro de Abastos, ministro de Fomento, diputado, senador del reino, presidente de la diputación, gobernador del Banco de España, … y era junto a su familia dueño de parte del sistema «Sociedad Amistad y Lucro» que era el único que entonces abastecía de agua potable a la Villa con estas fuentes.

También representaba a sus sobrinos, los marqueses de Villalba de los Llanos, dueños del sistema de galerías que llevaba las aguas a Villa Antonia.

Todos los alcaldes procuraron mantener en buen uso las fuentes. Por ejemplo, en la sesión de 20 de junio de 1932 a propuesta de D. Antonio Marín se acuerda repararles pequeños desperfectos.

El 28 de enero de 1959 y con motivo de arreglar la plaza de la Fuente por la llegada de las aguas del Taibilla, son arrancados los frondosos árboles y la fuente de Santa Obdulia fue quitada y abandonada.

El 15 de junio de 1959 se arranca la fuente de San Agustín y se coloca en las cercanías del molino de «el Pinilla» próxima al lavadero del huerto de los Patricios. Allí funcionaba con agua del Taibilla y supuso un gran beneficio para los vecinos de aquellos alrededores.

En los años 80 la fuente se colocó de manera ornamental en el jardín del aljibón de Corverica, junto al puente viejo. Allí sigue cumpliendo años pero ya sin ejercer su función de dar agua.

Juan Morales

Fuentes:
Crónica de Fuente Álamo. Ricardo Ortega.
Galerías con lumbreras en Fuente Álamo. Gregorio Castejón.
Archivo Regional de Murcia.

Scroll Up